Torrijas al horno, torrijas fritas y torrijas al vino

Mis torrijas de 2017

Otra vez. Este año no me he podido aguantar y he vuelto a hacer torrijas. ¡Qué gustazo hacerlas! ¡Qué gustazo probarlas recientitas, calentitas, tan suaves…!  Ya os conté en un post anterior como son las torrijas de mi casa, porque cada cual tiene sus costumbres y sus gustos. Puedes leerlo en Ya están aquí las Torrijas de Semana Santa. Esta vez me ha dado por experimentar más con las torrijas al horno.

Los preparativos de las torrijas

Tanto si haces torrijas al horno como si las haces fritas, los preparativos son iguales para todas, como ya te contaba en el post anterior

  • Cocer a fuego lento leche con cáscara de limón o de naranja, una ramita de canela, y azúcar (o un edulcorante).
  • Batir huevos

La de las torrijas es una de esas recetas con la que lías una buena en la cocina, y una vez que se empieza no hay tiempo que perder, para que no se queme el aceite de la sartén. Así es que yo preparo el pan cortado, junto a la leche, la fuente donde empapar las rodajas, el huevo batido, la fuente para escurrir el exceso de huevo, la sartén con bien de aceite de oliva, y la bandeja con papel absorbente, todo seguido.

Circuito de hacer torrijas

El circuito de la torrija: los pasos habituales

Lo que tienen en común tanto las torrijas al horno como las torrijas fritas son los primeros pasos:

  1. Lo primero es empapar en leche las rodajas de pan reposado, previamente cortadas

Empapar el pan en leche

  1. Luego a envolverlas bien con el huevo batido. Me gusta ponerlas a escurrir el exceso de huevo.

Torrijas escurriendo huevo

  1. Y a la sartén, con bien de aceite de oliva bastante caliente. Al lado la fuente con papel absorbente para eliminar parte de la grasa

torrijas-en-sarten

  1. Por último me gusta colocarlas en una bandeja, regarlas con la leche que ha sobrado, y colocar trocitos de la piel del limón o naranja, y la canela, alrededor.

Las torriijas de mi casa en 2017

Torrijas al horno, descontando calorías

Por cuidar la línea, o cuidar la salud, puedes intentar hacer las torrijas en el horno. Los pasos previos son los mismos, pero, antes de empezar organizar el espacio en la cocina, hay que precalentar el horno. El mio lo puse a 200º.

Para que queden esponjosas y no duras o secas, es importante empaparlas muy muy bien con la leche. Ten en cuenta que les va a faltar el aceite que chupan al freírlas. Dejo que el pan absorba por completo toda la leche, Se quedan muy blandas, así es que me sirvo de dos tenedores, o una cuchara grande y un tenedor,  para manipularlas sin que se me rompan, y envolverlas en el huevo batido.

torrijas empapadas en leche

torrijas escurriendo huevo

Ahora las colocamos en una bandeja con papel de horno (así da gusto, superlimpio todo), y al horno.

Torrijas preparadas para el horno

En mi horno tardaron aproximadamente 30 minutos en dorarse. Daba gusto verlas. Primero se inflan un poco y luego poco a poco van tomando color.

Las primeras se quedaron así tal cual, y riquísimas. Esponjosas incluso una vez frías.

torrijas al horno

Después preparé otras experimentando con el azúcar. Unas entraron al horno rebozadas ya en azúcar, a otras se lo añadí antes de dorarse, y a otras al salir. Claro, a estas no se pega tanto el azúcar porque no están empapadas en aceite. También podría haberles añadido miel al sacarlas, pero se me olvidó. Ojo, las que ya tenían azúcar desde el principio tienden a quemarse antes.

La torrija más rica, la torrija más fea

De todas las torrijas al horno que hice, aparté una porque tenía peor pinta que las demás. Pues esa es la que más rica estaba de todas. ¿La diferencia? Le puse el azúcar antes de dorarse pero cambié el horno a la función grill. Parte del azúcar casi se me quema, parte no le dió tiempo a derretirse, no sé cómo me las apañé. Pero así se creó una capa crujiente y dulce muy rica.

la torrija fea y rica

No sé cómo habría quedado al enfriarse. Nos la comimos antes. ¿Has probado tú?

Torrijas al vino

De las torrijas fritas reservé tres para hacer al vino. Simplemente cocemos un poco de vino tinto como si fuese la leche: con cáscara de limón o naranja, canela, azúcar (o edulcorante). Es recomendable añadir un poco de agua si no quieres un sabor demasiado fuerte a vino.

Vino para torrijas

He aquí el resultado:

Torrijas al vino

¿Con qué torrija te quedas?

Vamos a ver. Las torrijas fritas de toda la vida son un gustazo, siempre lo van a ser. Pero las torrijas al horno están bueniiiiiiiisimas también. Fíjate que si en vez de azúcar usas edulcorante con la leche, además de leche desnatada, y por último las cocinas al horno, son muchas las calorías que eliminas. Otra cosa es que luego quieras añadir azúcar o miel.

Para mí tienen una ventaja añadida y es la comodidad. Es muy fácil dejarlas en el horno, tener controlado el tiempo mientras recoges los demás utensilios o cocinas algo más. No hay que limpiar tanta grasa en los fuegos y la sartén, ni desechar aceite para el reciclado.

Vamos que las ventajas se van a convertir en un peligro…, Me veo haciéndolas cada dos por tres…

Un comentario en “Torrijas al horno, torrijas fritas y torrijas al vino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *